Buenos Aires
19 de Junio 2018

Browse By

“Somos la principal defensa de los intentos de avasallar la Justicia”

Tras la victoria de la lista oficialista Marrón al frente de la UEJN, Julio Piumato se posicionó al frente del sindicato con el 90 por ciento de los votos lo que son 253 congresales para la Asamblea Anual de Representantes. En esta entrevista repasa la historia del gremio, la actualidad con el Gobierno de Macri y los problemas de la Justicia: “Los judiciales somos la principal defensa de los intentos de avasallar la Justicia”, deslizó. 

 

En una entrevista concedida al sitio Mundo Gremial, el secretario general de la Unión expresó que con el nuevo Gobierno y su relación con el Poder Judicial no dista mucho de la que tenía el kirchnerismo. “Ahora pasa lo mismo, con toda esta ofensiva, con un Gobierno que el primer año pareció respetar la independencia judicial pero cayó en la tentación que caen todos de tener una Justicia que le responda: hoy hay operadores del gobierno que recorren los pasillos judiciales en la causas más sentidas”, expresó Piumato.

 

“Uno ve que hay una desesperación por que los fallos de la Justicia respondan a las necesidades del gobierno y los fallos de la Justicia tienen que responder las necesidades de la Corte Suprema Nacional y de las leyes fundamentalmente”, deslizó en un tono más crítico a la gestión de Mauricio Macri. La lista Marrón que lideró Piumato obtuvo más de 7600 votos en Capital Federal y en las 14 regionales del interior del país, superando a la lista opositora que apenas superó los 1300.

 

¿Qué piensa del traspaso de la Justicia nacional a la Ciudad?

 

El traspaso de la Justicia que es una suerte de desguace que no justifica la forma patética en donde funciona la Justicia de la Ciudad donde se maneja un criterio de comiteril no un criterio de Poder Judicial, esto pasa desde que comenzó, no es una responsabilidad propia de este gobierno.

 

Hay un acuerdo de las distintas fracciones políticas que se mueven para que la Ciudad, para que la justicia, sea prácticamente una torta que dividen de acuerdo a los porcentajes electorales y esto no es un Poder Judicial.

 

Ese traspaso nosotros lo entendíamos inconveniente, porque respondía a una intención de gobierno de garantizarse el traspaso de la justicia penal para garantizar la impunidad de los funcionarios de la Cuidad en el sentido que traspasaban todos los juicios de corrupción de funcionarios donde son ‘victimas’ el gobierno de la Ciudad o el Estado de la Ciudad de Buenos Aires y de los funcionarios que trabajan en él.

 

Nosotros decimos que se cae en lo mismo, o sea, Cristina quería garantizar la impunidad del Poder Judicial de la Nación, y el PRO quiere empezar garantizando, pensando que es un distrito propio, la Ciudad.

 

¿Y qué pasa con la justicia laboral y el avance del Gobienro en este sentido?

 

En el caso de la justicia laboral, nosotros denunciamos que había una intención de la flexibilización de las relaciones laborales vía el traspaso; porque en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad es mucho más endeble la situación de los jueces porque son nombrados por simple mayoría y removidos por simple mayoría por lo cual el que no responda a la mayoría de turno se va.

 

Como gremio a través de nuestro Centro de Investigaciones y Proyectos (CIP) en materia de justicia y política de Estado, impulsamos la Federalización del Foro Laboral, porque sería de orden público con carácter federal al igual que Brasil por la importancia que tiene las relaciones laborales.

 

¿Qué le pareció la crítica de Macri al horario de los judiciales?

 

Esta ofensiva del Presidente, donde le apuntó al régimen de trabajo de los judiciales pero en el fondo iba muchos más allá de eso,  generó una reacción importante. Nosotros tenemos la sensación por un montón de elementos que debilitar al gremio es la forma de debilitar a la Justicia.

 

Por eso nosotros hablamos de intento de división, nosotros hicimos un llamado a la oposición a confluir en una, porque en teoría ellos también están en contra de un traspaso. Aunque tenemos diferencias en la formulación de los reclamos y en los ejes de la defensa de la Justicia; entonces si realmente ellos defienden esos postulados habría que haber hecho una lista de unidad y darnos una mayor fortaleza, pero no quisieron.

 

Hubo una lista opositora ¿Por qué en la elección anterior no hubo?

 

En la discusión tradicional del movimiento obrero sobre el modelo sindical discrepamos con los gremios, como por ejemplo la CTA sobre la pluralidad de gremios porque creemos que debilita al trabajador. Nosotros creemos en el sindicato único por rama y eso da fortaleza, con el ingrediente de la democracia sindical donde realmente las dirigencias sindicales respondan al mandato de sus bases, y la mejor forma es que haya democracia sindical.

 

Nosotros las practicamos, salvo las últimas elecciones, siempre desde que estoy en el gremio tuvimos una, dos y tres listas de oposición, y en esta oportunidad confluyeron todas las listas que eran opositoras, fueron cuatro agrupaciones y armaron un Frente Único, y ahí debatimos con todos los compañeros.

 

¿Qué dice de las críticas de la oposición?

 

No hay ni una sola impugnación al proceso electoral por parte de la oposición y más incluso nosotros admitimos donde ellos ganaron congresales, como en la Ciudad de Buenos Aires que obtuvieron la minoría de congresales y le dimos uno más de lo que ellos esperaban, eran una fracción de 24 y nosotros le dimos 25, uno más, porque siempre hay que estar a favor de la participación.

 

Ellos tienen un 9 % de los congresales a nivel nacional, y creo que a nosotros nos hizo bien la presencia de una oposición porque si no es como que la gente se relaja. Por un lado, tuvimos la provocación por parte de esa ofensiva contra la  Justicia que despertaron a mucha gente judicial del letargo, se animó mucho más, participó mucho más, y más allá del concluyente resultado, la participación fue masiva de los afiliados en la votación.

 

¿Quedan cuentas pendientes para los trabajadores del Poder Judicial?

 

Hace ya mucho tiempo, la sensación que tenemos los trabajadores judiciales organizados de la Unión es que somos la principal defensa de los intentos del poder político de avasallar la Justicia. Lo vivimos con el anterior gobierno, el de Cristina, un gobierno que comenzó con una bandera de la independencia judicial con la Corte que determinó Néstor Kirchner, y terminó con el mamarracho de la ‘democratización de la Justicia’ que fue un intento de invadir la Justicia y más perjudicar a los trabajadores, a los jubilados, con las Cámaras de Casación lejos de agilizar era alargar las cuestiones.

 

Lleva 27 años al frente del sindicato, ¿qué piensa de la intromisión del Congreso de querer limitar la reelección o la vida interna de un sindicato?

 

Las voces que aparecen en el Congreso quieren limitar, condicionar la libertad sindical, eso es lo que se pretende. Porque una organización sindical es una organización libre del pueblo, no es una organización del Estado, está regulada como están reguladas las organizaciones civiles, y reguladas en especial precisamente porque existe la personería gremial específica que regula, por una ley que fue sancionada por unanimidad en la época de Alfonsín. Es decir todos los sectores políticos y todos los sectores gremiales coincidieron en el contenido de esa ley entonces fue importante, no salió por una mayoría circunstancial.

¿QUE TE PARECIÓ LA NOTA?

  • ME ENCANTA 
  • ME GUSTA 
  • INDIFERENTE 
  • ME ABURRE 
  • ME INDIGNA 

DEJANOS TU COMENTARIO