Browse By

La reconstrucción tras el incendio en juzgados federales

El miércoles 8 de agosto por la madrugada se produjo un incendio que devastó al  juzgado que tramita causas contra el Estado nacional entre las que se destacan los “daños y perjuicios” de las víctimas de la tragedia de Cromañon. De a poco, se reconstruyen los expedientes “secándolos al sol en la terraza” aunque se evalúan grandes pérdidas. El Consejo debe brindar más apoyo para volver a la normalidad más allá de la presencia mañana del presidente Miguel Piedecasas en los juzgados. 

La Corte Suprema decretó la feria hasta el próximo 13 de septiembre pero día a día los  35 empleados judiciales trabajan para recomponer los cientos de expedientes que fueron destruídos por las llamas que azotaron el Juzgado Contencioso Administrativo Federal 7, a cargo del juez Pablo Cayssials, de forma subrogante., y en parte el Juzgado 11, a cargo de Cecilia Gilardi Madariaga de Negre. 

Tiempo Judicial recopiló de varios empleados de ambos juzgados cómo es la odisea desde hace casi un mes que las llamas (literal) produjeron un desastre en su lugar de trabajo. Primero, hubo casi 10 días que no se podía entrar a los juzgados afectados porque salubridad no lo permitía. Con el correr de los días, y el trabajo de los Bomberos de a poco jueces, funcionarios y empleados se fueron acercando a su lugar diario de trabajo en los pisos 3 y 4 del edificio del centro porteño a metros del mítico Obelisco.

El más perjudicado fue el Juzgados 7 ubicado en la calle Carlos Pellegrini 685. Así como parte del juzgado 11 del mismo fuero. No hubo que lamentar heridos porque el siniestro se produjo fuera del horario laboral del Poder Judicial.  Ariel Lijo quedó a cargo de la investigación del siniestro con pocos avances, la UEJN y el Consejo de la Magistratura de la Nación están prestando apoyo pero la situación exige algo más en juzgados donde recién se están evaluando los daños a que tipo de expedientes a través de un “arqueo”. 

Hace varios años, hubo un incendio en el mismo edificio donde funciona una sede de la AFIP. Fuentes judiciales, afirmaron que “se incendió el sector de la AFIP donde tramitaban expedientes con ejecuciones fiscales de los grande contribuyentes”. Años después, y tras la mudanza de 10 de 12 juzgados del fuero, volvió a ocurrir un incendio. El resto se mudó a dos cuadras, a un edificio en Paraguay y Suipacha. 

Luego del peritaje, como lo muebles y los casilleros están quemados y con un olor nauseabundo, los empleados empezaron con el duro trabajo de la “reconstrucción”. Primero, ya vaciaron cuatro volquetes con las “partes de los expedientes que no tienen solución y que quedaron en cenizas y engrudo tras la intervención del agua de los Bomberos”. Varios días de no poder entrar al lugar hizo que se llenaran los casilleros de hongos, y ahora  a medida que se vaya pidiendo “se reconstruirán con el aporte de las partes y las copias que ellos acerquen al tribunal”, explicaron. 

En tanto, con los expedientes “salvables” se dio un hecho casi inédito. Se ocupó tres pisos del edificio con expedientes y son los que no se pueden abrir porque están quemados. A estos se les va a “dar un tratamiento diferenciar para poder recuperarlos”. Los expedientes que zafan los abren y ventilan de a poco. ¿Cómo? De esta manera, en la terraza. 

Pese a que les trajeron cuatro computadores nuevas para reponer las destruidas e impresoras, los empleados vienen poniendo de su bolsillo todos los instrumentos para limpiar cuidadosamente “con alcohol cada expediente”.  Llevaron desde barbijos, lisoform desinfectante, lavandina, procenex, guantes, papel, bolsas de basura, cascos y alcohol para limpiar o readecuar los expedientes . Usan su ropa porque no les proveen de indumentaria para la ocasión. 

crédito: UEJN.

¿Que causas se tramitan?

En los doce juzgados del fuero tramitan causas contra el Estado nacional. Son expedientes que van desde jubilaciones o sueldos de empleados estatales y ex miembros de las fuerzas armadas o de seguridad, juicios millonarios de empresas con cargamentos varados en la Aduana hasta temas sobre migraciones. Tuvo mucha repercusión el lugar del incendio en la época del “Corralito” cuando recibiron demandas de cientos de amparistas y ciudadanos contra la medida tomada por el Gobierno de De la Rúa sobre los ahorros en bancos. 

Se perdieron expedientes judiciales, se dañaron computadoras y muebles y no hubo heridos ni victimas mortales. “Se perdieron causas judiciales y documentos, algunas de muchos años; será muy difícil recuperarlas porque no están digitalizadas. También se perdieron computadoras y muebles”, según informó Federico Villone a Tiempo Judicial, quien es secretario general de la comisión interna del fuero contencioso del gremio de empleados judiciales (UEJN). Desde el gremio ya enviaron dos notas: una a la dirección de Infraestructura del Consejo de la Magistratura de la Nación y a la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal. 

¿Qué dijo la autoridad?

Acto seguido, el presidente de la cámara, Jorge Eduardo Morán,  tuvo que salir a poner la cara a través de un comunicado 2en virtud de las noticias publicadas en distintos medios de comunicación referidas al incendio suscitado en el 4to. Piso del edificio de la calle Carlos Pellegrini 685, sede de los Juzgados Nacionales de Primera Instancia en los Contencioso Administrativo Federal Nros. 7 y 11″. 

La Presidencia de la Cámara del fuero hizo saber que “según el informe técnico remitido por el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nro. 4 a cargo del Dr. Ariel Lijo las causales del suceso en estudio se relacionan con el recalentamiento del “CAPACITOR” ubicado en el interior del artefacto que posteriormente permitiera la precipitación de restos incandescentes sobre un acopio de papeles dispuestos sobre estanterías cercanas. Una vez iniciado el proceso de esta manera, en función del tiempo y las formas de transmisión del calor, el evento evolucionó culminando con los resultados enunciados”.

Crédito: Prensa UEJN

En la misiva, no hacer referencia a que artefacto aunque se entiende que sería un tubo de luz incandescentes que se utilizan en los juzgados. En tanto, sobre los expedientes destruídos con causas sensibles contra el Estado como daños y perjuicios por Cromañon, pensiones y jubilaciones de personales militares y civiles, o amparos millonarios. 

Asimismo, la cámara explicó que “se hace saber que aún no se ha efectuado un arqueo de los expedientes afectados que se encuentran en trámite ante dichos Tribunales ante la imposibilidad de acceder a trabajar en los espacios afectados por el siniestro de referencia”.

Julio Piumato, titular del gremio de empleados judiciales, señaló en las redes sociales que en el Juzgado 7 “tramitan importantes causas que tienen como partes a Vialidad Nacional y contratistas de Obra Pública”.

En ese edificio funcionaban hasta el año pasado otros cinco juzgados contenciosos que fueron ya fueron mudados. Quedaban estos dos y desde el gremio denuncian las malas condiciones del lugar. “Hay muy poco espacio y problemas de electricidad. Para que no se recaliente el tablero hay que ponerle un ventilador. También se encontraron ratas y cucarachas”, detalló Villone.

¿QUE TE PARECIÓ LA NOTA?

  • ME ENCANTA 
  • ME GUSTA 
  • INDIFERENTE 
  • ME ABURRE 
  • ME INDIGNA