Buenos Aires
21 de Noviembre 2017

Browse By

“Vamos a presentar un proyecto para refundar la Policía Judicial”

El nuevo titular de la Procuración General de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, Dr. Julio Marcelo Conte Grand, explicó a Tiempo Judicial, que están terminando de diseñar el proyecto de ley de una nueva policía judicial que guíe las investigaciones de los casos. Será “el primer eslabón de la escena del crimen”, y busca apartar a las fuerzas policiales del principio de las causas. Habló del mapa del delito provincial, de su carrera, y del resideño de las políticas criminales en un vasto territorio bonaerense con perfiles delictuales muy disímiles. 
 
Conte Grand hizo toda su carrera durante el gobierno militar donde no había actividad política, explicó, y en 1982, militó en la “multipartidaria” que integraba el movimiento desarrollista. Fue alumno José Adolfo Giménez Rebora, abogado y colaborador personal de Arturo Frondizi (1964-1988). Trabajó con ellos como su asesor en temas políticos, académicos e institucionales hasta el fallecimiento del ex presidente de la Nación en 1995.
 
“Fui un estudiante en la dictadura, y abogado de la democracia porque me recibí un martes 13 de diciembre de 1983, tres días después de la vuelta de la democracia”, soltó el procurador de larga trayectoria en el ámbito judicial. Es abogado por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.
 
 
¿Qué diferencias hay en el cargo en la procuración de la ciudad con el procurador provincial?
 
En provincia, la procuración general o ministerio público es un formato que es único en el país. Se reúnen cuatro áreas de gestión: fiscales, defensores, asesores de niños /niñas y adolescentes y curadores de personas con incapacidades de ejercicio por problemas de salud mental. En sí, en territorio bonaerense se juntan los roles que a nivel nacional son las funciones que tienen la procuradora general de la nación y la defensora Stella Martínez.
 
En la ciudad, el procurador es el representante legal del gobierno porteño y tiene a su cargo el régimen disciplinario y de sumarios. Es abogado de la ciudad. En la Justicia porteña, son entes separados y autónomos el ministerio público fiscal, el ministerio público tutelar y el de la defensa. (NdR: fue procurador porteño entre 2012 y 2015).
 
¿Qué diferencias ve en el trabajo como abogado en la función pública y en un estudio familiar?
 
Desde el punto de vista vocacional, no muchas. Una sustancia distinta es defender el interés público y en el estudio defendes el interés particular. Pero luego hay coincidencias y convicciones de la actividad del abogado. Siempre digo que es una actividad de composición de conflictos y uno trabaja para la composición del todo.
 
Hay una impronta macro de la función pública con respecto al privado donde ejercíamos todo tipo de derecho menos penal. Y acá estoy ahora hecho un penalista. 
 
¿Cómo evalúa la gestión de María del Carmen Falbo, su predecesora los años anteriores?
 
Si tengo que encontrar grandes diferencias, creo que la estructura territorial tan vasta obliga a la coordinación centralizada con un monitoreo y seguimiento que es el que yo le quiero dar. En definitiva, pasar del feudalismo al federalismo.
 
Hay 19 departamentos judiciales, cada uno tienen su fiscal general, su defensor y 14 curadores. Coordino 8600 empleados en el ministerio, y 624 son fiscales. La descentralización existe en forma territorial y estamos tratando de brindarle una conducción y un acompañamiento centralizado para que no haya unidades aisladas porque en general tenían una tendencia natural por razones de funcionamiento a volcarse a relaciones institucionales con municipios o jefaturas departamentales del distrito.
 
¿Esta medida viene de la mano de brindar independencia a los agentes?
 
Sin dudas, no era independiente en un punto, y poro otra había un exceso de independencia a nivel territorial. Que no significa recortar autonomía sino recuperar poder institucional y generar una unidad de conducción. Y mayor independencia de los otros poderes del Estado.
 
¿Qué nuevo rol tendrán los fiscales y defensores en su gestión?
 
Pretendo que las unidades de fiscales recuperen la iniciativa en las investigaciones. En territorio bonaerense rige un sistema acusatorio que pone en cabeza de los fiscales la acción y conducción del proceso penal. Creo que se había perdido la iniciativa en el primer paso de un hecho delictivo y quiero recuperarlo para los fiscales: eso es la investigación. Por este motivo también queremos reformular el proyecto de Policía Judicial.
 

 Mapa del delito on line y Policía Judicial

 
Es un sistema que será un “fuerte soporte” a las investigaciones de los fiscales, con tecnología de alto nivel, sistemas modernos, con mucha relación con las unidades especializadas dentro y fuera del país. Hoy, no está en funciones y será, según el proyecto de ley, el “primer eslabón en la escena del crimen”.  La idea del procurador es acompañar a los fiscales en la primera etapa y articular la tarea con la policía junto a las estructuras científicas.
 
Estará presente en la génesis del proceso porque creen que “es fundamental para el esclarecimiento y la resolución de todos los delitos”. “La PJ no va estar limitada a delitos en particular”, aclaró Conte Grand quien vive este cargo con mucha emoción desde su llegada a la provincia hace poco más de seis meses.
 
Hay un creencia popular sobre el delito que se va mudando de jurisdicción? ¿Esto es así?
 
Sin duda, vemos un crecimiento mayor del índice de ciertos delitos en algunos departamentos que obedecen a circunstancias diversas que tiene que ver con las estructuras de la policía bonaerense así como a la situación económica. Es usual que se justifique un incremento de los robos por la suba de la inflación.
 
Y cuando hay un combate al narcotráfico se produce un aumento en los hurtos a comercios.  Hay una situación que tiene que ver con lo geográfico con una cierta migración del delito y hay también una transformación de perfiles delictivos según departamentos judiciales.
 
Nosotros trabajamos en conjunto con otros ministerios para la conformación de un mapa del delito asociado a un nuevo sistema de denuncias on line que es muy útil. Lleva un mes funcionando, y ahí se van confirmando estadísticas muy duras que ayudan a definir líneas de política criminal.
 
¿Cómo se define una política criminal en función de la diversidad socio-económico por regiones que tiene la provincia?
 
Todo tiene su dificultad. En el interior de la provincia hay un perfil diferente de delito. Hay un ejemplo muy interesante. El departamento judicial de Azul, que es cabecera de distrito, tiene tres ciudades grandes con perfiles del delito y también socio-económicos absolutamente distintos.
 
Azul es una ciudad administrativa-burocrática, Olavarría es industrial y Tandil está ordenada al servicio y al turismo. Estas estructuras tan distintas provocan un perfil muy diferente del delito dentro del mismo departamento judicial. Y generan un ejercicio de estrategia casi caleidoscópico. Eso me entusiasma y hace de esta tarea algo muy apasionante para rediseñar la política criminal de acuerdo a cada jurisdicción. No puedo definir una política judicial única para un departamento judicial multivalente y como no me sucedía hace mucho tiempo que no me levanto con mucho entusiasmo.
 
En esa línea, ¿cómo va la conformación del cuerpo de abogados de la víctima?
 
Es un convenio por el cual ambas instituciones ponen interés en coadyuvar a la tutela y la protección de los ciudadanos con un instrumento como el cuerpo de los abogados de las víctimas.
 
El primer paso provisorio hasta que salga la ley es la implementación de un plan piloto en cinco departamentos judiciales de la provincia San Martín, Junín, Mercedes, Necochea  y Trenque Lauquen. Habrá dos abogados con un objetivo final que oscilará entre 200 y 250 abogados en toda la provincia.  Estará abocado a los delitos que ponen en riesgo a la persona, contra la integridad moral, y por violencia de género
 
¿Cuál es la clave del trabajo en el llano de los fiscales?
 
La escena del crimen es muy importante y la capacitación en lo que es la investigación también lo es. Creo que lo fundamental es la vocación muy fuerte por descubrir a los culpables del delito.
 
¿Se ve esa vocación en fiscales y en policías?
 
Veo la vocación en fiscales, defensores y en algunos policías. Si no hay vocación no resisten porque hay una tarea de stress muy grande. En especial, en los defensores. Es una tarea muy sensible con la visita a las cárceles y el trato con personas en situación de encierro. La visita a los establecimientos penitenciarios es muy estresante.
 
¿Qué le parecen las políticas a reinserción social?
 
Muy importantes, nosotros trabajamos en esto. Los defensores tienen la obligación legal de realizar visitas periódicas a las cárceles y sus defendimos y nosotros lo monitoreamos. Impulsamos modificaciones a la legislación y recibimos reclamos de organismos de derechos humanos sobre la situación de los detenidos en ellas. En tanto, participamos en los eventuales reclamos de conmutación de penas y la situación de nuestras alcaldías en áreas judiciales y comisarías.
 
¿Cuál es la medida que impulsó por la cual los funcionarios deberán presentar declaraciones juradas?
 
Nuestra propuesta es que todos los integrantes del MP con cargos altos, magistrados y funcionarios, la presenten anualmente y no cada cinco años como es en la actualidad. Estamos trabajando con la Suprema Corte provincial que la actualización se haga luego de la modificación patrimonial, así como su publicidad y el seguimiento de su evolución patrimonial.

 

El caso paradigmático de Moreno

 
En la zona oeste del conurbano se da un caso muy particular con la sede del organismo. La sede del departamento judicial de Moreno/General Rodríguez funciona en un cuartel de bomberos alquilado por el municipio. Y todos los días, contó Julio, el jefe del cuartel visita al fiscal general, Lucas Oyhanarte, para que gestione ante el intendente el pago del alquiler atrasado hace bastante tiempo. “Entonces, está en la encrucijada de perder el lugar donde trabaja y reclamar el alquiler”, resumió Conte Grand.
 

Caso Cartasegna

 
Las investigaciones se orientan a que hubo una fabulación del fiscal y está procesado por falso testimonio. Hubo tres episodios. Uno donde denuncia amenazas y coacción. Otra presunta agresión dentro de su oficina  amordazado, agredido, golpeados, ahorcado y le habían obligado a escribir con azúcar en el piso la palabra Nisman y afiches que decían que era el nuevo Nisman.
 
Y el último, en el cual habría sufrido disparos sobre su casa. Esto quedo de manifiesto que no es así, y sólo se encontraron casquillos del policía federal que lo protegía. Y respecto del segundo, hay prueba muy contundente y pericias de Gendarmería que los afiches que lo comparaban con Nisman los había impreso en máquinas de la propia fiscalía, otra que acredita que los últimos accesos a su pc fueron con su clave y con búsqueda de él y de Nisman.
 
¿A qué lo atribuye la fabulación?
 
 Tengo claro que hubo irregularidades en la fiscalía, como el armado de causas pero este es el punto oscuro. Hoy está con licencia psiquiátrica por 10 días, y la Suprema Corte evalúa suspenderlo. Nosotros lo denunciamos y en función de eso se inició el jury de enjuiciamiento. Todavía no entiendo que lo llevo a hacer esto, y como tengo vocación de investigar lo vamos a descubrir.
 
¿Qué metas tiene a futuro este año?
 
Nuevo proyecto de Policía Judicial, una nueva ley orgánica del MP: ministerio público fiscal, tutelar que reúna asesores y curadores,  y de la defensa. No dividirlo como es en C.A.B.A. sino tres áreas de gestión bajo una sola conducción. La unidad en la diversidad. Un MP respetando autonomías de gestión de las tres áreas.
 
La definición de un proyecto de tres etapas por la compleja situación edilicia y de infraestructura que requiere una planificación a futuro. También la recuperación patrimonial de inmuebles.  Tenemos muchos inmuebles en los cuales el titular no es le MP sino el municipio, y fundamentalmente perdemos la independencia. Por ejemplo: el departamento judicial de Moreno/  funciona en un cuartel de bomberos
 

Su pasión conjunta por el fútbol y el Derecho

 
El Derecho y el fútbol fueron unidos en la juventud de uno de los integrantes de una familia abogadil. Nacido en Buenos Aires, de madre porteña y padre sanjuanino, sus progenitores se casaron en Cuyo y se quedaron a vivir en el barrio Trinidad al sur de la ciudad capital.  Su infancia y adolescencia ocurrió allí, mientras que la Justicia y la política lo encontraron en Buenos Aires.
 
“Jugaba muy bien al fútbol, y mi padre era abogado así que mi infancia estuvo marcada por las visitas al estudio y a su oficina que tenía en la gerencia de legales del Banco de San Juan”, explicó Conte Grand, ex futbolista del club Los Andes de su provincia y actual titular del Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires.
 
¿Siempre le gustó ser abogado o quería ser futbolista?
 
Todos queremos ser futbolistas (se ríe) me probé en Boca y en vez de jugar, tomé la decisión de seguir estudiando Derecho, lo que me atraía mucho por mi padre. Aunque también me atrae mucho la matemática y sigo haciendo ejercicios cuando tengo tiempo.
 
Por este motivo, al terminar el secundario, estaba entre dos carreras: ingeniería o abogacía, dos cosas diametralmente opuestas. Las cosas de la vida, porque mi infancia y adolescencia la viví con mi padre en San Juan, y luego se me daba la posibilidad de vivir con mi madre en Buenos Aires. La veía esporádicamente desde la separación de mis padres y por eso me mudé.

¿QUE TE PARECIÓ LA NOTA?

  • ME ENCANTA 
  • ME GUSTA 
  • INDIFERENTE 
  • ME ABURRE 
  • ME INDIGNA 

DEJANOS TU COMENTARIO